miércoles, 15 de julio de 2009


In nomine pater


Es curioso ver cuántas cosas se pueden llegar a hacer y justificar en nombre de la iglesia o de un dios sin que a muchos se les mueva ni un pelo.

Desde nuestra "sensata y asentada" cultura cristiana vemos con horror cómo en otras religiones se mata por defender una religión que, será o se interpretará, de forma bárbara mientras que aquí no movemos un dedo si la feria nos es propicia.

No, aquí somos muy diferentes. Guardamos las formas (sonrío, me encanta la frasecita) y nos las comemos. Se nos exigen comportamientos ejemplares mientras que los que figuran como ejemplo viven como dioses sin sotana metiendo mano en caja ajena y en otras cosas inconfesables.

Pero no se les mueve ni un pelo, no. Callan y siguen con lo suyo.

Si las iglesias hablaran......


Hace unos meses estuve en el sur de Francia. De Rennes-le-Château, de la iglesia de Sainte Madeleine, me traje esta imagen: un diablo que sostiene la pila de agua bendita y mi imaginación voló imaginando historias.

Pd. Arturo, ya empiezo a desempolvar la zona cátara :-). Va por ti.

7 comentarios:

Arturo dijo...

Gracias, hermana.Sabes cuanto coincidimos en lo que a la Santa Madre Iglesia se refiere. El velo es una aberración que atenta contra la igualdad, entre el hombre y la mujer, pero la mantilla, la peineta y el no tan lejano pañuelo de nuestras abuelas, es sacrosanto.

Precioso el Astaroth de los cátaros.

Un besazo

Carlos Palacios dijo...

Si os convertís al catarismo, avisad, que para que consigáis esa vida áscetica y no corrompida por el materialismo, ya me quedo yo con vuestras casas, coches, cámaras y cristalitos varios... todo sea por que consigáis ser Perfectos.

Hay que estar al quite, nunca se sabe...

Cristina Catarecha dijo...

Querido Carlos, voy a seguir tus sabios consejos "asertistas" y voy a ser clara sin herir: "y un jamón!!" jajaajajaj.
Besos.

Carlos Palacios dijo...

Pero ¿como?... uno no puede desear una vida contemplativa sin la corrupción del materialismo estando rodeado de tecnología y bienes que enturbian ese deseado estado ascético para conseguir llegar a ser el ser Perfecto libre de terrenales reencarnaciones... en fin, Cris... mal vas en tu nueva vida Cátara.

Jajajajajajaja

Cristina Catarecha dijo...

y decir "no" a las cañitas, las tapitas, los colegueos y a estos momentos fantásticos???? no lo verán tus ojos!
Y perdona, lo de la vida cátara ya lo llevo en el apellido en dosis suficiente :-).
Nada, que no cuela, Carlangas :-)).
besosssss

ANZAGA dijo...

Ya tenemos un santo patrón, Santiago, que espada en mano cortaba cabezas, y ahí se quedó presidiendo las inglesias de este santo país con su espada, ahora de yeso...
Esto mismo me decía Ahmed, vecino musulmán y manchego de nacimiento que vaya Santo patrón que tenemos, otro de los que no se enteró de lo que era poner la otra mejilla...

Saludos cordiales.

Cristina Catarecha dijo...

Anzaga, cuánta razón tiene Ahmed. Cada vez que oigo críticas sobre el velo musulmán pienso..... y qué hacemos con las monjas?? les quitamos el hábito y les ponemos una pamela?
Hay que joderse...

Bienvenido a ésta tu casa.