viernes, 3 de julio de 2009


Fragilidad y determinación


Llevaba unos minutos observando a esta menuda mujer que, con determinación, dedicaba su tiempo a alimentar a las palomas como si algo grande dependiera de su gesto.

Su fragilidad con ese abanico de colores tras ella, me llamaba poderosamente la atención y, a pesar de que me cuesta mucho hacerlo, ni siquiera lo pensé dos veces.

Me dirigí hacia ella y en un mediocre francés le pregunté si le importaba que le hiciera alguna fotografía. Me escudriñó detenidamente con unos ojos cansados y viejos perdidos en ese rostro cetrino y cuándo yo iba teniendo muy claro el "no", dibujó una enorme sonrisa en su cara y me dijo "por supuesto!".

Un subidón de adrenalina (pensaréis que es una tonteria..... pero eso es lo que me pasó) me invadió y tiré 2 únicas fotografías; no quería introducirme en su hermético mundo más de lo "estrictamente" necesario. Me encantó ese momento. Apenas unos segundos desde los que mirar de frente a alguien desconocido que con sencillez, determinación y gran fragilidad, me permitió atisbar por una rendija de su existencia.

Fué un intenso y bonito momento.

Gracias, Señora.

4 comentarios:

Carlos Palacios dijo...

Hay momentos, que aunque para el resto parezcan "tontos", para el que los vive son intensos y cargados de emociones.

Me encanta el respesto que demuestras en molestarte en preguntar - si te soy sincero yo le habría robado ese momento íntimo - e incluso con su permiso te limitaste a tirar dos fotos para no atacar su intimidad. Me doy cuenta que me queda tanto por aprender....

La fotografía cargada de emociones.

Un beso muy fuerte, y GRACIAS por volver!!!!!

Cristina Catarecha dijo...

Gracias, Carlos. No te tomes la cosa como que mi manera de actuar sea la correcta (probablemente mi actitud haga que me pierda tomas mucho más espectaculares) pero es mi manera de ser y no sé ser de otra forma. Suelo actuar cómo me gustaría que lo hicieran conmigo (aunque soy consciente de que, aún así, me equivoco con frecuencia :-)):
Un beso.

Pd. Yo también estoy encantada con mi regreso!.

Arturo dijo...

Profunda reverencia ante tu arte. Ante tu actitud, no es suficiente con el gesto palaciego, pero soy tan corto que no consigo descubrir el gesto adecuado.

Un abrazo.

Cristina Catarecha dijo...

Arturo, deja de hacer gimnasia que no es buen momento. Cuándo a una le ponen las cosas a "oeuf", salen cosas así. Lo otro, son cosas de cuándo iba al colegio :-).
Besos.