domingo, 12 de septiembre de 2010


Fin del ramadán. El regreso. 7ª parte y final.


La luz no era la mejor pero no era cuestión de dejar pasar la oportunidad de ver semejante procesión.

Si encuentras al lleidatà, premio seguro. Como pista te diré que es el que va en dirección contraria; no tiene pérdida.


Aunque parezca un personaje de ficción, no lo es. Se viste así porque quiere. Perdonad pero o le pongo humor o mal lo llevo.


Este, el de la izquierda, es ya conocido mío. Me lo tropezaba a cada paso y a la pregunta de J.A. de cuándo acababa el "evento", se tocó las orejas haciendo el soplillo e hizo gesto de no hablar. Yo pensé que había visto la película de "no me chilles que no te veo". A continuación fué a una fuente pública (de las de beber) y se lavó los piés (por lo visto él no pensó en el kit antes de salir de casa).



Termina este reportaje con la imagen de una guapa chica, que menos, verdad?.