domingo, 17 de agosto de 2008


Lenguas de fuego


Saltar del anterior post a éste es como llenar los pulmones de óxigeno.

Siempre he pensado, al ver los girasoles, que sus pétalos son pequeñas lenguas de fuego, que son pequeños soles que brillan resplandecientes y llenos de vida. Juntos, cientos de ellos, parecen un pequeño ejército que alimenta el espíritu con su sola presencia. Un ejército de porte erguido, mirada de frente, dando la cara y ofreciendo una amplia sonrisa que cautiva sin remedio.

Ver un campo de girasoles es algo que me ha encantado. Meterme en él y acariciar sus flores, deslumbrarme con su viveza y su elegancia.....ufff, lo he disfrutado.

Gracias, José Antonio. Este post va para ti :-)

5 comentarios:

Arturo dijo...

Comparto esa sensación que te producen los girasoles y me maravillo de la coincidencia.
http://4.bp.blogspot.com/_sUHAZ_Qa35Y/SKBcVVrsw0I/AAAAAAAABJw/NfnRrihnzxQ/s1600-h/G_3306.jpg
Aunque los que yo vi este verano no transmiten ese calor.
Una vez más estupenda fotografía.

Un abrazo

Cristina Catarecha dijo...

La foto que adjuntas, preciosa.
Son maneras de mirar coincidentes seguramente porque mirando hacia un mismo lado, desde un mismo punto y con la misma "apertura" y parecida luz, el resultado tendría que ser, siempre, muy semejante, no? :-).
Buenas luces!

José Alba dijo...

Gracias a ti. Cristina es una maravilla de fotografía. La composición es genial. Un abrazo

ramon guinea dijo...

Acabo de entrar de nuevo en tu blog. Pensaba que aún estabas de vacaciones. Me alegro de que hayas vuelto y de que sigas haciendo fotografías tan bonitas. Un abrazo

Cristina Catarecha dijo...

Hola Ramón, bienvenido de nuevo. Voy a serte sincera....no he estado de vacaciones, simplemente es que soy algo vaga y cuándo no tengo cosas que expresar me callo y no asomo la cabeza.
Alguien me dijo una vez (muy acertadamente por cierto) que la inspiración hay que buscarla y mimarla. Espero ser capaz de hacerlo y hacerlo tan bien cómo tú haces en tu blog.
Un abrazo y gracias por seguirme.