domingo, 31 de agosto de 2008


Hijos del azar


Tras una gran tragedia, como la de Barajas, es sorprendente saber (o imaginar) la cadena de elementos que ha jugado a favor o en contra de las personas afectadas.
Es increíble llegar a la conclusión de que el destino, que nosotros creemos manejar y que muchas veces nos esforzamos en cambiar, está escrito en muchos casos sin que seamos conscientes de ello.
Un retraso, una enfermedad, una lotería a la hora de asignarnos asientos, un pensamiento que cruza por la mente del comandante a la hora de maniobrar, un pájaro, una tormenta.... cualquier eslabón puede romper la cadena y partirlo todo en mil pedazos.
A veces, yo creo que la mayoría de ellas, no es sólo un eslabón sino la suma de varios de ellos, lo que hace que la gran cadena salte por los aires.
Luego, tras la gran debacle, inexplicablemente hay supervivientes.
Son los hijos de azar.

...y yo siempre me pregunto cómo el azar elige a sus salvados.....

Pd. Fotografía: sólo unos pocos quedan en pié. Del resto, sus restos, volverán a la tierra.

2 comentarios:

Arturo dijo...

También me he preguntado, miles de veces, cómo el azar elige a sus hijos y el porqué del rechazo a los otros.
Excelente reflexión y envidiable imagen.

Un abrazo

Cristina Catarecha dijo...

Gracias.
Habrá que estar atento a las jugadas del destino.
Un abrazo.