domingo, 9 de diciembre de 2007


Roco, el compañero que se fué a hurtadillas




Roco se ha ido. En silencio, como sabía que me gustan a mi las cosas. En mi ausencia, seguramente para no sentir mi sufrimiento y para no verle sufrir.

Ya no sé que hacer con esos chuscos de pan seco ni a quien abrazar al llegar a casa.

Roco se ha ido cómo vivió, con carácter y resolución.

Roco ya está, seguro, en su paraíso de galletas y pan.


Roco, gracias. Ha sido un placer. Nos veremos.

3 comentarios:

Albert Balada dijo...

Que bonic Cristina, que bonic!

ares dijo...

y yo te quiero mucho.
ares.

Rolex dijo...

Para ti fue un placer, seguramente muchos placeres. Para él fuiste dios.