domingo, 9 de diciembre de 2007


Llega la Navidad, llegan las Barbies




Ya está aquí. No tiene remedio. La Navidad está en las tiendas y nos la tenemos que meter con calzador si es preciso.

Las ciudades se inundad de luz y no de la celestial que es lo que tocaría ahora, no. Miles de bombillas lucen horas y horas para dejar bien patente que la Navidad ya está, oficialmente, entre nosotros (entre? mejor "sobre" porque yo lo que siento es que nos cae encima).

En estas fechas de paz y amor (os recuerdo el eslogan porque solemos olvidarlo :-)) ya no hay precariedad monetaria, las eléctricas cotizan al alza y ese cambio de hora que hace poco reinstauramos para ahorrar energía, ha quedado sumergido en un mar de luces.

Así me gusta: coherencia.

En estas fechas las tiendas (con nosotros al frente, porque las tiendas sin nosotros no son nada) hacen caja a diestro y siniestro. Los envoltorios navideños inundan los mostradores y nosotras, como locas, intentamos comprarnos de todo porque "nos lo merecemos" (no será porque vemos que otros lo compran y no podemos ser menos?).

Los vestidos de fiesta y los pertinentes accesorios, los masajes, maquillajes, joyas las que pueden o bisutería más o menos fina, van conformando el perfil que se exige en estas fechas.

Hay que estar mona y muy "puesta".

Llega la Navidad, llegan las Barbies de carne y hueso.


Felices Fiestas.