domingo, 25 de noviembre de 2007


Cicatrices






Siempre he pensado que las cicatrices dan cierta personalidad, que son la historia de cada uno para bien o para mal. Sin embargo vengo fijándome en que hay quien tiene más cicatriz que piel y que se empeña en enseñarlas como si eso fuese un CV fantástico, digno del más estudioso. Craso error.


Me viene este pensamiento recordando ciertos hechos sociales, políticos mejor dicho, de la segunda quincena de noviembre.


Ya se sabe que el agua estancada es un caldo de cultivo ideal (para lo malo, claro) y que cualquier salpicadura con ella puede producir desde urticaria hasta una grave infección. Parece que esos síntomas, incluso, pueden ser contagiosos.


Creo que lo mejor es lavarse amenudo, ventilar bien todo (que corra el aire, vamos) y a ser posible propagar un buen aroma, a rosa, por ejemplo.


Vienen tiempos complicados y, sobre todo, espesos. Que dios nos coja confesados..... (pensándolo bien, mejor que nos coja cenados y con un aumento de sueldo de los de verdad, paso de confesarme).


Yo, por mucho que se rinda culto al cuerpo, prefiero mis cicatrices a las de otros.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades, una vez se comienza ya no eres capaz de poner punto y final. A veces parecerá que estás bloqueada, que no tienes nada que decir, pero sólo será eso, simple apariencia. De repente, una idea te asaltará y volverás a sentir lo que has sentido en este preciso instante en el que algo te ha inducido a abrir este mar de palabras.
Un beso, te quiero!

Ian Nabourian

Albert Balada dijo...

Enhorabuena, has abierto una ventana nueva a los sentidos en esa red que tanto fotografias con tu objetivo, pero también con tu profundo y agudo sentido de la vida, a través del que experimentas con nosotros a través del lenguaje y nos haces ver lo que observas y observamos lo que ves, esos pequeños detalles que pasan inadvertidos pero que dan sentido a nuestras vidas en ese dia a dia por el que debemos ser agradecidos.

Rafa Criado dijo...

Felicitats Cris,
M’agrada la imatge que transmets des del blog, recorda, també allò mes transcendental emfatitzant-lo sobre negre, recuperant les paraules de Mies van der Rohe, Lees is more.
Gràcies

FILO FRANCH dijo...

Ja estaves fent tard, Reina!

Tens molt a dir i a ensenyar. No t'aturis.

Un petonet.

Rosamarbe dijo...

Felicidades Cris,me alegra este aire fresco.
Entrare a ver con que nos sorprendes.
Un abrazo
Rosamarbe

Escoltant la Vida dijo...

Quina foto més autèntica... La teva mirada traspassa l'objectiu i s'endinsa vers la vida. Sembla ser que la vida ara no és vida però si que ho és.

Els falsaris acaben fracassant (encara que amb extrema lentitud).

Aniré seguint el camí d'aquest bloc. Bravo. CXTA

Albert Balada dijo...

Em permets que en la meva llengua, vulgui estar d'acord amb la Conxita, a la que saludo des d'aquest blog tot esperant es recordi de mí; estic totalment d'acord en tot el que diu, però molt i molt amb el seu segon paràgraf, la vida a cops t'ensenya que això és només així. Gràcies Cristina, Gràcies Conxita

katere dijo...

Ante todas estas palabras, las mias quizás resulten insulsas:)pero...lo intento.
Cómo ya te dije después de ver la expo de Sumpsa, tus fotos van ligadas a tus palabras, y sólas quedan desamparadas. Eres buena buscando una historia, un comentario, una crítica a lo que pasa inadvertido para otros ojos. Por eso necesitamos esa visión "distinta" de las cosas esenciales.
Sé que esto sólo es el principio...y que cómo siempre, irás superándote.
Un beso.
Katere

Cristina Catarecha dijo...

Gracias, amigos, por vuestra generosidad. Espero estar a la altura de vuestras espectativas :-)).
Un océano de abrazos a todos.

J.Carlos dijo...

No es posible, en tu fotografía, la contemplación reposada. La mirada se quiebra y retuerce ante la provocación continua de los arbustos nacidos entre asfalto, sin capricho, sobre sensaciones abruptas, trágicas y violentas. De imposible reposo en la piel de los sentidos, porque busca sin tregua lo más profundo del alma. Y no es un simple accidente geográfico lo que calimbó piel y entraña de esta calzada devenida a herida, sino todo un complejo mundo que, además, modela parte de la esencia de lo humano, abrazando la experiencia con dolor, pero a veces con desengaño y sabiduría.

Criss, me encantó. J.C.Ortega

Anónimo dijo...

Juan Carlos, sabes que pienso que las imágenes que capturamos acaban su lectura en la mirada de quien las observa. Sin duda has hecho una lectura que es la misma que yo hice al ver la imagen. La has "leído" como yo.
Sin duda esa cicatriz es la cremallera del alma.
Agradezco tu visita y tu comentario.
Un fuerte abrazo,
Cristina