domingo, 3 de febrero de 2013


Extraños



Hace poco me contaron una historia que me dejó sin habla. La decepción que algunas personas producen en otras es alucinante y no sólo no les importa sino que probablemente ni siquiera lleguen a enterarse  porque están tan pagadas de sí mismas, son egos tan grandes, que ni se plantean que las cosas no se hacen así y que la amistad es algo mucho más valioso (posiblemente no lo sepan porque no tienen amigos de verdad y para ellas, los conocidos, los clientes, ocupan ese lugar).

Os imagináis que alguien que consideráis amiga/o os invitara a su casa y luego os pretendiera cobrar por los gastos?. Cuándo me lo contaron no daba crédito y pensé que, ya puestos, yo le hubiera cobrado la salida pero siempre hay clases y ponerse a su altura no siempre es la mejor solución.

Hay personas que parecen golosinas pero cuándo sacas el primer envoltorio sólo ves mierda. Esas no interesan en la vida de nadie, son puro y mero interés así que si alguien se tropieza con ellas que deje correr el aire.

No dejarán de ser extraños que alguna vez se cruzaron en nuestras vidas y que nunca sabrán que la amistad es un camino de doble dirección.

Feliz domingo.

6 comentarios:

Blanca G-Campomanes dijo...

Y yo he conocido alguna...son gente tóxica de la que hay que alejarse, como bien dices, que corra el aire! Que vida más vacía y solitaria deben llevar. Recuerdo un "amigo" que se ofreció a buscarme casa (no se lo pedí) y me informó de la pequeña comisión que me iba a cobrar...
Feliz domingo Cristina te deseo de todo corazón que tu no tropieces con nadie tóxico y si aún así tropiezas, ya sabes... que corra el aire!
Un beso

Cristina Catarecha dijo...

Besos pétridos!

Angel Corrochano dijo...

Amarga historia, pero efectivamente real y yo diría que demasiado habitual. Tristes tiempos los que nos tocan vivir que pervierten incluso la amistad.
La edición de la fotografía que subes es impecable.
Un abrazo

chapiniki fotos dijo...

Es una pena que haya gente así, el dinero parece que es lo único que les importa, están vacíos, sin amigos, aunque estén rodeados de gente, al final la vida les pasa factura, como ellos suelen hacer.

Me gusta mucho la foto, ese tunel seguro que tiene una salida.

Un abrazo.

Antonio Martinez Jorreto dijo...

Joer que cosas... al final va a ser cierto aquellos de "... hay gente pa´to"
Un abrazo Cris,

Cristina Catarecha dijo...

Gracias amigos.
La vida enseña en carne propia o cercana y lo importante es sacar conclusiones y seguir.

Besos!!