domingo, 30 de diciembre de 2012


Querido hijo de puta




Sobre todo no perdamos la educación.

Esta semana está siendo muy dura para unas personas a las que aprecio especialmente. Son personas anónimas que dedican todas sus horas a ayudar a los animales, a recogerles de la calle, a sanarles, a darles cariño, un techo y, con mucha suerte, un hogar. Cada día es más difícil que el anterior y las batallas que pierden por la desidia y la mala fé de otros se están convirtiendo en un muro infranqueable.
Pipo, mi Pipo, pertenece a ese grupo de abandonados que, por cosas del azar, llegó a mi vida hace ya algo más de 4 años (ya lo he explicado en alguna ocasión) y por eso conozco de forma más cercana ciertas situaciones.

Para esas personas anónimas que sufren y se desviven por dar un futuro a esos peludos van hoy mis ánimos, mi fuerza y todo nuestro cariño (el de Pipo y el mío). Son personas de buena voluntad y gran corazón que con cada pérdida pierden algo de sí mismas.

Volviendo al título del post ahora voy a por esos hijos de puta que mutilan y abandonan a animales indefensos. A esos que van de "familia" y que por mudarse a un piso más pequeño dejan en la calle a la que fué su mascota durante 9 años. A esos adoptantes canallas que por no pagar una intervención eutanasian a su mascota.
Pero en qué mundo vivimos?? hay que ser desalmado para hacer algo así. Hay que ser un hijo de la gran puta.
Para todos vosotros, los que os cebáis con los animales, que recibáis en este 2013 parte de lo que habéis dado. 


Coraje, ánimo y mucha suerte es lo que deseo a personas como Silvia, Nor, Eva, Ana, Lidia, etc.... para este 2013. No perdáis la capacidad de soñar ni la fuerza para conseguir esos sueños.


Feliz año
Pipo y Cristina

4 comentarios:

Angel Corrochano dijo...

Que no nos lo amarguen antes de tiempo, te deseo lo mejor en este año que comienza
Un abrazo

Cristina Catarecha dijo...

Lo mismo digo, Angel.

Felicidad y abrazos
Cristina

chapiniki fotos dijo...

Feliz 2013, Cristina.

Un abrazo.

Cristina Catarecha dijo...

Feliz!