domingo, 28 de febrero de 2010


Vaivén




Entrecerró los ojos y se dejó mecer por el suave vaivén de las olas. Su mente voló a aquel tiempo en que sus abrazos la hacían sentir así. La brisa era como el susurro de sus "te quiero" y sus besos la fuerte emoción de una travesía sin fin.


Para ti, dónde estés.