domingo, 13 de febrero de 2011


Aprender a soñar



A veces me pregunto cómo deben sentirse aquellos que no tienen la capacidad de soñar, de evadirse, de crear, de imaginar, de reir, de compartir.
A veces me pregunto qué clase de vida estéril llevan aquellos que sólo quieren poseer y no sentir.
A veces me pregunto qué haría sin sentido del humor y sin esos fallos de memoria que me hacen olvidar, selectivamente, aquello que no quiero aparcar en mi recuerdo.

Para eso tengo soluciones rápidas y sumamente eficaces. Os muestro una de ellas.

Felices sueños

8 comentarios:

Jorreto dijo...

Una preciosidad tu fotografia, Cris.
Y una gozada tus reflexiones a las que, supongo, tu misma ya habras contestado. Al final del dia, cuando uno se mete en la cama, apaga la luz y se arropa en ese dulce sopor de "madriguera" que solo la cama propia procura, es cuando se tiene contestación a esas preguntas.
Un abrazo,

J.Carlos Ortega dijo...

Mucha calma trasmites, Cristina, leer tus sueños es una delicia, y es porque tu solución para soñar sale de muy dentro, un verdadero placer que sigas soñando, no lo dejes. Me ha encantado, un abrazo

Rolex dijo...

Tengo un amigo muy simple y muy básico al que siempre escucho. Sobre algo similar a lo que escribes me dijo un día: "No siempre hay que estar preguntándoselo todo!"
No es que le haga caso, sólo le escucho, pero cuando me dice cosas como esta entonces si que pago yo las cervezas.
Un abrazo Cristina.

Cristina Catarecha dijo...

Gracias Antonio. Efectivamente, aunque no quisiera esas preguntas se responden solas aunque no me lo propusiera :-).
Ese duermevela que describes es uno de los mejores momentos.
Un abrazo!.

Cristina Catarecha dijo...

Gracias Juan Carlos. Si dejara de soñar dejaría de vivir.
Un abrazo.

Cristina Catarecha dijo...

Jajajjaa, Rolex a tu amigo dile que la próxima ronda la pago yo.
Un abrazo y gracias por compartir esa máxima :-).

J.Carlos Ortega dijo...

Pues sigue enseñando a soñar... y más con estas fotos, sabes que con esos árboles en la niebla hundes mi retina hasta el cogote, jajajaj

besos amiga

J.Carlos Ortega dijo...

Cuando puedas te pasas por mi blog :)