sábado, 8 de enero de 2011


Se marchó



Era el día de Reyes y su regalo llegó.
Cada año pedía lo mismo pero su deseo no era escuchado. Este año, tras muchos de árida espera, la bola de la suerte pronunció su nombre y, por fin, pudo emprender el camino.
Todos, serenamente, la vieron marchar mientras la música la mecía entre recuerdos, sonrisas y lágrímas.

Para Miguel.

11 comentarios:

ANZAGA dijo...

... Algún día tenía que ser...

Besos.

Cristina Catarecha dijo...

Cierto, no somos inmortales .... por suerte!.

Un abrazo y feliz año.

J.Carlos Ortega dijo...

Buena foto, Cristina, me gusta y mucho, un abrazo

Cristina Catarecha dijo...

Gracias J.Carlos, vamos a tener que hacer intercambio de archivos :-).
Un abrazo!

Pepe Ventureira dijo...

Me encanta la foto Cristina...centrada realza mas si cabe la visión tan particular de "una persona".
La historia creo poder entenderla .

Un fuerte abrazo

Cristina Catarecha dijo...

Gracias Pepe.
La historia... falleció la madre de Miguel.
Un abrazo.

Blanca G-Campomanes dijo...

Si es la de nuestro Miguel, mandale un abrazo porfa.
La foto no tiene precio Cristina, me encanta!
Un beso

El Pinto dijo...

La vida siempre perdura entre recuerdos e ilusiones.
Salds

Jorreto dijo...

Una forma exquisita de contarlo Cristina... hay que gastar mucha sensibilidad para "parir" ésta imagen y con un "cortar y pegar", unirla a tu historia.

Un abrazo Cris,

Cristina Catarecha dijo...

Pinto, a veces la vida tan solo transcurre entre recuerdos y ausencias.
Gracias por pasarte.
Saludos.

Cristina Catarecha dijo...

Gracias Antonio.
Sin saber cómo las cosas salen así; sólo soy un hilo conductor.
Un abrazo.