domingo, 1 de febrero de 2009


San Juan Bosco


Alguien me dijo que mi agobio laboral finalizaría con San Juan Bosco y así ha sido. Un mes para olvidar.

Ahora, relajada ya pensando en los dos días de fiesta que voy a disfrutar para no hacer nada más que observar y sentir pasar las horas, empiezo a disfrutar de nuevo de mi rutina, de mi blog y, sobre todo, de los vuestros.

Miro mis cosas colgadas en mi pequeño recibidor y percibo que "eso" resume fielmente lo que soy y lo que hago: una parca sport y que abriga mucho, la bufanda, mi gorra roja regalo del día de Reyes y la correa de Pipo. Paseos con Pipo y bien abrigada. Sin prisa, con paciencia y observando; si hay suerte caerá alguna foto.

San Juan Bosco quedó atrás y yo soy de nuevo feliz. Al menos tengo tiempo para darme cuenta de que lo soy :-).


3 comentarios:

Arturo dijo...

Espero impaciente esas fotos y me alegro de tu regreso al rincón de mi "gerania" favorita. Por cierto el tal Bosco, fue durante mucho tiempo patrón de los fotógrafos y de los artistas de circo. Ahora puede que sea el patrón secreto de los pederastas, por aquello de su estrecha relación con los niños...

AqUÍstOYyO dijo...

Jajaja Cristina, me asombra la sintonización que tenemos, parece que vivíeramos vidas paralelas.

¡Qué sensación tan grandiosa la de la anticipación de un periodo de paz y calma, de tiempo para una! Después suele pasar que no te dio tiempo a hacer todo aquello que hubieras deseado, pero ese momento ... es increíble.

Lo cierto es que, para darnos cuenta de lo que somos, necesitamos de espacios para nosotros mismos. Es la única manera de no vivir la vida "por defecto", es decir, dejándote llevar.

shat- dijo...

;)) coincidimos en el lugar de las correas para pasear a nuestros peludos amigos. Ya el resto del vestuario no, por aqui mas bien predomina el calorcito.
Bonita toma.
Un beso